El acné es una de las dermatosis más frecuentes de la población humana. Siempre conlleva un fenómeno de hiperseborrea.

La hiperseborrea es una secreción excesiva de sebo, una sustancia segregada por las glándulas sebáceas, que protege la piel de las agresiones microbianas y evita que se reseque.

Cuando las funciones fisiológicas son normales, las glándulas segregan la cantidad justa de sebo para el organismo. Pero cuando estas funciones se desajustan, puede producirse un aumento de la actividad de la glándula sebácea. Entonces segrega sebo en exceso y esto se conoce como hiperseborrea. Esta hiperseborrea es la base del desarrollo de las distintas lesiones del acné.

Existen diversas variantes de acné, que se diferencian principalmente por el grado de evolución.

En general se pueden hacer dos tipos de clasificaciones: formas clínicas y formas etiológicas.

Formas clínicas de acné

En esta clasificación podemos distinguir el acné hormonal, retencional, inflamatorio, quístico, noduloquístico, conglobata o fulminante.

Acné hormonal

En general, todos los tipos de acné son hormonales.

Esto se debe al fenómeno que está en la raíz del acné: es una inflamación del folículo pilosebáceo. Este folículo está formado por una glándula sebácea con un pelo asociado.

Es importante recordar que no todas las actividades fisiológicas están coordinadas por el mismo centro fisiológico.

Así, mientras algunas están bajo el control del sistema nervioso, otras están controladas por las hormonas. Las actividades fisiológicas que están directamente bajo control nervioso están llenas de órganos con muchos nervios.

Sin embargo, cuando examinamos las glándulas sebáceas, la importancia de los nervios es menor.

Además, los estudios han demostrado que el aumento de la actividad de las glándulas sebáceas conduce a un aumento de las hormonas, especialmente de las sexuales.

Además, las glándulas sebáceas están bajo la influencia de los andrógenos (hormonas sexuales virilizantes).

Por lo tanto, estos hallazgos nos permiten inferir que el establecimiento y el desarrollo del acné están más probablemente bajo control hormonal.

Más información sobre el acné hormonal

Acné de retención

El acné retencional es la forma más sencilla de acné. En este caso, aún no hay complicaciones. Se caracteriza por una hiperseborrea asociada a lesiones retencionales que se denominan comedones abiertos y microquistes.

Los comedones abiertos son pequeños puntos negros que se pueden expulsar fácilmente con una simple presión de los dedos. Entonces, un líquido amarillento -una mezcla de sebo y queratinocitos- sale y deja una abertura que, de nuevo, se llenará pronto. La expulsión también puede producirse de forma espontánea y es raro que estos comedones sean el lugar de un fenómeno inflamatorio.

Los microquistes o «puntos blancos» son pequeñas elevaciones blancas similares a los comedones abiertos. También llamados comedones cerrados, se manifiestan por el abultamiento de la piel en cuyo centro se forma una zona pálida.

Más información sobre el acné retencional

Acné inflamatorio

El acné inflamatorio es una forma progresiva de acné debida a la inflamación de los folículos pilosebáceos. Dicha inflamación está causada por la especie bacteriana Propionibacterium acnes -bacterias contenidas en el sebo- que se acumula dentro de los folículos.

Esta forma de acné se caracteriza por lesiones inflamatorias superficiales: las pápulas y las pústulas.

Las pápulas son elevaciones rojas de entre 1 y 5 mm de tamaño. Pueden aparecer de forma espontánea, como pueden ser el resultado de microquistes. Cuando se tratan, se observa su reabsorción. Pueden dar lugar a pústulas si no se tratan a tiempo.

Las pústulas son ligeramente más grandes que las pápulas y contienen un líquido purulento amarillento. Si no se tratan a tiempo, las pústulas también pueden dar lugar a nódulos (lesiones inflamatorias graves).

Más información sobre el acné inflamatorio

Acné quístico

El acné quístico es la una de las formas más dolorosas de acné. Puede ser muy difícil de tratar y requiere necesariamente el consejo de un dermatólogo. En este momento la infección bacteriana ha evolucionado.

En realidad es un acné caracterizado por las lesiones pustulosas visibles en la superficie de la piel y otras lesiones crónicas llamadas quistes. Los quistes son comedones encapsulados (lesiones que pueden convertirse en un absceso) que se desarrollan en las capas más profundas de la piel.

Los quistes son especialmente dolorosos y hacen que la enfermedad sea muy difícil de soportar para los afectados. Esta localización profunda hace que estén fuera del alcance de los tratamientos habituales de aplicación tópica, de ahí la dificultad del tratamiento.

El acné quístico puede dejar cicatrices después del tratamiento.

Más información sobre el acné quístico

Acné noduloquístico

Se trata de un acné grave caracterizado por lesiones inflamatorias como nódulos y quistes. Además, también pueden observarse comedones y pápulas.

Aquí, las lesiones son grandes: el diámetro de los nódulos puede superar los 7 mm. Los nódulos pueden dar lugar a pequeños abscesos dolorosos que dejan cicatrices permanentes.

El acné noduloquístico comienza como el acné normal, pero puede extenderse gradualmente al cuello, el pecho, la espalda, las nalgas, etc.

Fotos de acné noduloquístico en dermis.net

Acné conglobata

El acné conglobata es una forma extrema de acné caracterizada por comedones, pápulas y pústulas. También hay numerosos nódulos, quistes e incluso abscesos profundos: esto es lo que hace que la forma conglobata sea tan grave.

Las lesiones retencionales aparecen y evolucionan hacia diversas lesiones crónicas que dejan cavidades (túneles supurativos y fistulizados). Estas dejarán cicatrices antiestéticas (atróficas y queloides) en la piel.

Las lesiones del acné conglobata aparecen principalmente en la cara, la espalda, los hombros o la parte superior del pecho. Esta forma de acné se observa principalmente en hombres jóvenes.

Más información sobre el acné conglobata en healthline.com

Acné fulminante

Esta forma de acné es la más grave de todas. Afortunadamente, es muy poco frecuente. Por lo general, su aparición es brusca y se produce en sujetos masculinos de entre 15 y 30 años.

Se caracteriza por numerosos nódulos inflamatorios y supurativos que evolucionan hacia ulceraciones necróticas.

Se manifiesta como una hipertermia -un aumento de la temperatura de hasta 40°C- asociada a dolores articulares y a un aumento brusco y transitorio del recuento de glóbulos blancos (hiperleucocitosis).

Debido a la gravedad del acné fulminante, su manejo requiere hospitalización y tratamientos específicos.

Formas etiológicas del acné

En cuanto a las formas etiológicas, podemos distinguir:

Acné neonatal e infantil

Es un acné transitorio que no suele requerir ningún tratamiento especial. Se manifiesta como lesiones pustulosas, comedones cerrados y a veces algunos comedones abiertos en la frente, las mejillas o la barbilla.

Lo desarrollan alrededor del 20% de los recién nacidos, sobre todo los varones. Este acné es debido a la impregnación hormonal materna.

Acné iatrogénico

Esta forma de acné se debe a que ciertos medicamentos perpetúan el acné o provocan la aparición de lesiones en sujetos de riesgo.

Así, algunos de los fármacos causantes de este acné son los esteroides (corticoides, anabolizantes), los fármacos a base de yodo o bromo, o ciertos anticonceptivos de estrógeno-progestina.

En el caso de este acné, las erupciones iatrogénicas tienen un aspecto más monomórfico -esencialmente pápulas y pústulas- que el acné perenne.

Acné exógeno

No es infrecuente observar esta forma de acné entre los trabajadores de los talleres, los fresadores, los mecánicos…: esencialmente trabajos en los que las personas afectadas están en contacto con aceites minerales altamente comedogénicos.

De hecho, esta forma de acné se desarrolla tras la exposición a hidrocarburos aromáticos.

Así, se puede citar el cloracné (o acné clórico). Puede ser causado en un entorno industrial por los bisfenoles, los polihalógenos o los naftalenos, pero también por las dioxinas durante una contaminación accidental.

En el caso del cloracné, el inicio consiste en lesiones comedonales que se extienden a otras partes del cuerpo. Posteriormente pueden aparecer quistes y lesiones inflamatorias.

Otro ejemplo sería el acné cosmético causado por aceites vegetales concentrados o querosenos semifluidos. Aunque existe, este tipo de acné cosmético es bastante raro hoy en día.

Acné excoriado

Esta forma de acné se diagnostica casi exclusivamente en mujeres. Se instala tras la manipulación de lesiones mínimas de acné.

En efecto, muchas mujeres no soportan la más mínima lesión de acné y arremeten contra cualquier grano que aparezca. Así, se frotan, se rascan, se presionan entre los dedos… hasta que se agrava.

Se trata de un comportamiento que suele reflejar trastornos de la personalidad: los sujetos son muy conscientes de que están agravando las lesiones, pero no pueden dejar de manipularlas.

Más información sobre el acné excoriado en dermis.net

Acné que revela una endocrinopatía

Generalmente, las anomalías endocrinas no son la base del acné.

Sin embargo, el acné puede revelar a veces endocrinopatías.

Esto se sospecha a veces cuando el acné femenino grave es resistente al tratamiento o cuando se acompaña de signos de hiperandrogenismo como hirsutismo, trastorno menstrual, caída del cabello, etc.

En estos casos, es importante realizar un estudio hormonal de la persona afectada.

Acné tardío en mujeres

Es el acné presente en las mujeres después de los 25 años. Puede tratarse de un caso de acné juvenil que ha continuado en la edad adulta -o incluso de una recaída del acné juvenil- o simplemente de un acné que comienza más tarde.

En estos casos, se realiza una búsqueda de una causa hormonal para encontrar, la mayoría de las veces, signos de hiperandrogenismo.

Si estas búsquedas se confirman, es necesario un estudio hormonal (como en los casos de acné que revelan una endocrinopatía).

Rosácea

Entidad patológica muy distinta del acné, la rosácea es una dermatosis facial de gravedad variable que afecta típicamente a adultos de mediana edad -entre 40 y 60 años-.

Se caracteriza por eritrosis y telangiectasias (rosácea) asociadas posteriormente a pústulas.

Fácilmente confundida con el acné, la rosácea es una dermatosis muy distinta con causas y mecanismos fisiopatológicos diferentes.

Para diferenciarlas, la rosácea se caracteriza por la ausencia de lesiones retencionales, ya que la seborrea no interviene en su instauración.

  • La eritrosis es un patrón de enrojecimiento que puede aparecer en el cuerpo y que se vuelve permanente a medida que la enfermedad progresa.
  • La rosácea se caracteriza por la ausencia de lesiones retencionales.
  • La cuperosis (o telangiectasias) consiste en vasos sanguíneos dilatados visibles en la cara. Estas lesiones hacen que la piel sea hipersensible.
  • .

Hasta la fecha, no se conocen las causas exactas de esta dermatosis. Sin embargo, se han determinado varios factores agravantes. Entre estos factores, se pueden citar las altas y bajas temperaturas, el consumo de alcohol, el ejercicio físico, la exposición al sol, el estrés…

La rosácea se presenta en varias formas. Existen principalmente cuatro: la forma vascular, la forma pápulo-pustulosa, la forma hipertrófica y la afectación ocular.

Más información sobre la rosácea
  • 48-Grosshans E, Revuz J, Faure M, Roujeau J-C, Bedane C. Ancé. Ann Dermatol Venereol 2002; 129: 2 S182 ŕ2 S187.
  • Dréno B Acné. Encycl. méd. chir dermatologie, 98, 820-A-10 2002,11p
  • Plantin P et la société française de dermatologie pédiatrique. Acné du nouveau-né et du nourrisson. Ann Dermatol Venereol 2008; 135: 518-520
  • Revuz J. Acné juvénile polymorphe et acné de l’adulte. Ann Dermatol Vereneol 2003; 130 :113-116.
  • Humbert P. Les formes sévères de l’acné. Ann Dermatol Venereol 2003; 130:117-120.
  • JansenT, Plewing G. Acnefulminans. Int J Dennatol 1998; 37: 254-7.